PROTEGIENDONOS DEL SOL

Las  vacaciones de verano llegan ya y nuestras hijas pasan más tiempo expuestas al sol, por las actividades al aire libre que realizan. Vacacionamos en  el mar, o visitan mucho las picinas.

  PROTEGIENDONOS DEL SOL

Recibir el sol sobre nuestra piel es una sensación agradable, pero hay que saber que se deben tomar precauciones para protegernos del peligro que conlleva la acción sobre la piel de los rayos solares. El sol es la única fuente de energía que sustenta toda vida en la Tierra. Hace crecer nuestros alimentos, nos mantiene calientes y ayuda a nuestros cuerpos a producir vitamina D. La energía del sol nos llega a través de la radiación, que tiene efectos tanto beneficiosos como perjudiciales para nuestra piel y nuestra salud en general.  Con tantos beneficios como ofrece,  el  sol es esencial para tener una vida sana. La luz del sol es importante para la regulación de nuestras funciones corporales y pautas de sueño.

sol1

Mejora nuestro estado de ánimo, nuestra sensación de bienestar y la salud en general. La luz solar también activa el metabolismo, estimula la circulación y es beneficiosa para el sistema inmunológico. Pequeñas dosis de radiación UV son beneficiosas para el ser humano y esenciales para la producción de vitamina D pero una exposición prolongada a la radiación UV solar puede producir efectos agudos y crónicos en la salud de la piel, los ojos y el sistema inmunitario. Para disfrutar del sol sin dañar la salud, es importante entender cómo utilizar los productos de protección solar. La piel que no está suficientemente protegida contra el sol puede dañarse a causa de los radicales libres que destruyen las células sanas y alteran la estructura del ADN. La sombra, la ropa y los sombreros son la mejor forma de protección; aplíquese crema de protección solar en las partes expuestas del cuerpo, como la cara y las manos. Nunca debe utilizarse la crema de protección solar para prolongar la duración de la exposición al sol.

verano 2014

  • EFECTOS PERJUDICIALES DEL ABUSO DE EXPOSICIÓN AL SOL:
  • Quemaduras solares, riesgo de cáncer de piel y otros efectos a largo plazo causados por el daño solar sobre la piel:
  1. Las quemaduras solares, el bronceado y las pecas, son todos ellos, distintos signos resultantes del daño solar a la piel.
  2. Los rayos ultravioletas han resultado ser el factor más importante en el desarrollo del cáncer de piel. Hoy no hay duda de que los rayos UVB son los responsables principales de quemaduras solares, bronceado y otros tipos de daño cutáneo (incluido el cáncer de piel). Los rayos UVA, no obstante, también son responsables del daño cutáneo, aunque no tanto como lo son los UVB.

 

  ¿Por qué hay que protegerse del sol? A parte del efecto cancerígeno de la exposición excesiva y acumulada de los rayos del sol, también nos causan estos, otros daños diversos en la piel. La quemadura solar daña la piel causando efectos derivados, de carácter agudo como pueden ser deshidratación, desaparición de la barrera cutánea que nos protege contra infecciones o aparición de fiebre.   Mitos y creencias erróneas:

  1. Es erróneo creer que no te puedes quemar en un día cubierto. Las nubes atenúan la radiación UV, pero la radiación difusa es suficientemente intensa como para quemarte, salvo días excepcionalmente cerrados con nubarrones negros y bajos.
  2. Ser joven no te hace inmune a la radiación solar. Es erróneo pensar que es sólo a las personas mayores a les que le hace daño el sol.  El exceso de sol es peligroso, con independencia  de la edad.
  3. El usar filtros y cremas solares puede crear una sensación equivocada de seguridad. Esto tiene como consecuencia una conducta de mayor exposición solar. Es un error pensar que el uso de protectores solares nos permite estar más tiempo tumbados bajo el sol.
  4. “Si no siento calor cuando estoy al sol, no me quemaré”. Estas es una idea falsa. La radiación ultravioleta no se siente, aunque alcance las capas no superficiales de la piel y ejerza su efecto indeseable.
  5. El bronceado es una reacción de defensa de la piel ante la exposición a la radiación UV y la agresión que esta le origina. Aunque tiene una función protectora, sólo protege parcialmente. No existe, por lo tanto, el famoso “bronceado saludable”.
  6. La sombra protege de los rayos directos del sol, pero de todos modos hay que protegerse de la radiación difusa.

  Así que estas vacaciones disfrutalas con tus hijas,pero recuerden siempre utilizar el bloqueador ante de salir de tu casasie

Siempre CONtigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =